La primera vez

Se acababa de marchar José Joaquin, el sobrino que siempre habia cuidado de él y que además le alegraba desde pequeño los partidos del fin de semana. Juan Alfonso acababa de comprarse un teléfono nuevo que él no sabia por donde coger. La chica de la tienda de móviles, Alejandra, hija de Mari Puri, le conocía bien y sabia que se haría con el teléfono echando leches. Ella sabia que Juan Alfonso había enviudado hacia poco y después de 35 años volvía a estar sólo. No estaba preparado para esa afrenta que el destino le había deparado a traición.

José Joaquin era un chico listo, estudiaba para taxidermista pero era “tecnológico” aficionado. Lo primero que había hecho era ponerle las aplicaciones de moda y útiles que daban sentido al uso en plenitud de un SmartPhone. Le había incorporado herramientas de Geolocalización, de Redes Sociales y Whatsapp.

El propósito del sobrino era que Juan Alfonso no estuviera sólo por mucho que se empeñara y fuera entendible. Debia comenzar poco a poco. El uso de las Redes Sociales le vendría bien, le contó cuatro cosas sobre twitter, una red que le permitia poder leer que decia la gente, de forma rápida, cómoda y sobre todo anónomia. Ver las reacciones espontaneas de muchos al despertar y saludar, a otros que comentaban los vaivenes emocionales del dia, lo que comian, unos pocos compartían lo que habian leido y creian que estaría bien poner en conocimiento de los demás, sin importarles quien les podría leer o no… todo eso le animó a crearse su propia cuenta. Ël tenia mucho que contar de lo que llevaba dentro pero no tenia muchas ganas de recibir consejos, ni palabras complacientes ni tampoco ánimos. Había pasado ya un tiempo desde que se quedó solo pero no el suficiente.

Desde su cuenta de twitter comenzó a leer lo que le apetecía, no quería hacer nada diferente. El sistema le encantaba, habia empezado a “followear” una série de cuentas de personas que creyó interesantes. Unos por famosos que, a su entender, habian hecho un buen trabajo y le despertaban cierta curiosidad fuera del escenario y las cámaras, otros por que en su anonimato lanzaban mensajes que le gustaban mucho, otros porque veia que hacian un trabajo tan necesario para muchos otros… animarles y estimularles. No sabia como definirse él ni como comenzar a escribir, pero más tarde o más temprano tendría que hacerlo. No sabia que decir y se repetia aun para sus adentros… “si yo, que voy a decir?”

Empezó haciendo un RT. Retuitear era algo simple. Algo que alguien había escrito y se sentía identificado con ello o bien estaba deacuerdo. Era fácil y además no le reportaba esfuerzo aparente. Lejos de su imaginación quedaba el escribir algo. Cada dia hacia 5 o 6 RTs y veia como otros lo hacian también. Se sentía bien, desde su sofá, o una cafeteria estaba compartiendo con ¿alguien? aquello que le habia despertado cierto tipo de proximidad con el que había generado el tuit o lo habia compartido de otra persona. Esto le ayudó a conocer más cuentas que comenzó a seguir sin dilación. Ya contaba con un lista de más de 40 cuentas a las seguia y eso era escuchar a más personas de lo que hacia habitualmente en la vida real y con menos esfuerzo emocional.

Sentado un dia con Braulio, Alfredo y Josetxu, después de su partida de mus de los jueves, se decidió a compartir con ellos su hallazgo. Las caras de extrañeza pasaron a una  conversación filosófica sobre la idoniedad de las redes sociales. Braulio, ávido lector de la prensa, alegaba que no tenian ninguna utilidad y no sólo eso, sino que iban a secarle el “celebro”. Alfredo y Josetxu, amigos desde la infancia y algo menos conservadores miraban con perplejidad al amigo que habia osado sucumbir ante los ellos denominaban “cosas pa’los jovenes” pero que ante su situación de soledad actual no lo censuraban del todo. La única advertencia fue “no te metas mucho en eso y nos dejes de lao”. Juan Alfonso sintió cierto tipo de desasosiego al ver que sus amigos tenian cierto tipo de miedo a estas nuevas formas de escuchar bajo el nuevo formato y que las posibles consecuencias podrian salpicarles.

Esta nueva situación le hizo recapacitar y al llegar a casa no abrió el ordenador ni tan siquiera miró si su Smartphone. Miró la televisión, como habia hecho siempre y ahi es cuando se dio cuenta, recibia mensajes pero no podia decir ni compartir nada de lo que veia. Se dio cuenta que la televisión, la radio, los periodicos eran una fuente de información necesaria pero ya no eran suficiente para él. Habia conocido otro mundo que amplificaba su palabra y aunque no la escuchara nadie, tenia el derecho de poderla decir quedando lejos de un grito de protesta o alegría en el salón de su casa, para molestia de sus vecinos.

Decidió escribir su primer tuit y se enfrentó al momento más duro desde que se abrió esta nueva etapa en su vida. Lector durante dias de muchas cuentas decidió posponerlo hasta por la mañana, para asi meditar durante la noche cual sería su estilo. El propósito era firme y tenia claro que una persona es “Exclavo de sus palabras y señor de sus silencios”.

La mañana llegó y Juan Alfonso lo habia decidido, no iba a ser otra cosa que el mismo en ese nuevo medio. Habia leido suficiente para ver como muchos cambiaban de registro dependiendo de la hora del dia pero también del dia. Él era él mismo y sus emociones, asi iba a ser. Empezó como una de sus cuentas favoritas al despertar, la de @lasblogenpunto y se marchó a la calle bien temprano, hizo una bonita foto y escribió “Hoy puede ser un gran dia, planteatelo así #Cadadiasaleelsol“, le pulsó a enviar y se sintió satisfecho.

Habia empezado algo y eso… eso le hacia sentir como un niño que dice su primera palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s