La importancia de tener una cuenta en Twitter

Un comentario que surgió ayer en la tienda de ultramarinos entre Mari Puri y Luisa Fernanda, vecinas del barrio y clientas habituales. Ninguna de las dos se había enterado que Juan Alfonso, vecino del barrio y recién enviudado, había comenzado una relación con una amiga de toda la vida y en vez de cambiar su estado de facebook, había cometido la desfachatez de comunicarlo por Twitter, donde no estaban ellas aun registradas. Este tipo de noticias hubieran pasado desapercibidas, para la comunidad en la que vivo, sino fuera porque la propietaria de la tienda de ultramarinos, Sebastiana, recién comenzaba su estrategia de sociabilizar localmente su negocio para aquellos potenciales clientes en Movilidad y prestar un servicio de atención a los clientes ya consolidados.

Sus primeros pasos fueron la identificación de los clientes habituales en dicha red, colocarlos en una lista y luego monitorizarlos. También comenzó un proceso de escucha activa para revisar qué conversaciones se generaban alrededor de su negocio, noticias del barrio y también sobre su competencia. Sebastiana había identificado claramente el potencial de esta red que, por lo instantánea y escueta, permitía ver de un plumazo que decían de ella o de la tienda del “insensato” de Manolo, un carnicero grosero y muy poco servicial que inspiraba los más espontáneos juramentos por parte de su clientela. (si no fuera por el buen producto que tiene en su negocio, no le aguantaría nadie).

Sebastiana es ahora toda una especialista sobre que se cuece en su barrio y despierta la atención de cuantos tienen en su camino diario pasar cerca de su tienda de ultramarinos de toda la vida. La singularidad de la tienda sigue siendo Sebastiana, lo que le enseñó su padre, buen producto, buen trato y sobre todo nada de calor en verano ni de frío en invierno… ah! y en vez de regalos, conversación que hace que todo fluya mejor, que un cliente que conversa, es un cliente que está a gusto y suelta mejor la mosca.

La diferencia radica en que Sebastiana se entera de todo antes, hace acopio de producto según previsión de demanda, conoce si el material es de satisfacción de sus clientes e incluso le coge algún pedido a Rufino, que es muy despistado, y ha cogido la costumbre de hacerle lista de la compra por DM.

Sebastina no ha crecido en personal, ni en metros pero si en dimensión… y además se ha enterado del “affaire” de Juan Alfonso con Sigismunda antes que sus vecinas gracias a la escucha activa.

Esta historia cobra forma después de una conversación de sobremesa con Lucas y Pedro.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s